Morir de inanición en el sector empresarial.

por: Estudio 7 Valencia

Como todos mis lectores saben, soy una mujer autónoma que se preocupa por las novedades y ocurrencias de los señores que desde sus cómodos despachos nos administran. Después de dedicar varias sesiones a la busca de las nuevas intenciones de estos grandes gestores, me he quedado un tanto preocupada.


Voy a compartir con vosotros mis inquietudes en este sector empresarial.


De nuevo es posible que estemos ante una nueva subida de las bases de cotización para cuadrar las cuentas del gobierno, partiendo de la base de aumentar la presión fiscal a los empresarios y autónomos. Posiblemente esta acción solo se realice con ánimo recaudatorio; quizá no hayan pensado en los efectos que todo esto va a tener sobre la generación de puestos de trabajo y riqueza de este país.


No hay que olvidar que si se sube la base de cotización en función del salario mínimo interprofesional, estamos hablando de una subida superior a un 5%, que ya empieza a ser preocupante y peligroso para la subsistencia del tejido empresarial; recordemos que el margen para asumir más impuestos y cotizaciones está ya al límite de la subsistencia y en algunos casos agonizando.


Pero, por si fuera poco, también se está hablando de aumentar esa base máxima de cotización, lo cual desde nuestro punto de vista pondría en peligro la competitividad de las empresas, ya que afectaría al pago que las empresas tendrían que realizar por sus ejecutivos más valorados.


Como consecuencia de lo anterior, se aumentaría el pago a la seguridad social de estos ejecutivos en unas cuotas que ya de por si son muy elevadas; todo ello supondría un encarecimiento en la contratación de buenos profesionales, y muy probablemente redundaría en una fuga de talentos empresariales, algo que se pagaría muy caro en estos momentos que tan necesitados estamos de buenos profesionales en cada sector.


No hay que olvidar que en los últimos ejercicios no ha parado se subir la base mínima de cotización, también se ha subido su porcentaje, sin olvidar los conceptos obligatorios que se han añadido.


También hay que tener en cuenta que recientemente se ha subido el salario mínimo interprofesional, aumentando los costes de contratación, que a la vez ha repercutido en un incremento del coste para las empresas con trabajadores asalariados hasta cifras nunca vista hasta el momento. Por si fuera poco, también se ha subido el límite de cotización hasta un 7%; todo esto, añadido a una nueva subida de la presión fiscal, es muy posible que deje exhausto a todo el sector empresarial y entre en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) por inanición.


Y la pregunta es: ¿después qué?


Sin ánimo de dar consejos a los altos mandatarios y señores políticos que nos gobiernan y que tanto saben, desde aquí les ruego que no despilfarren, que racionalicen más los gastos, y que dejen de presionar a los empresarios y los autónomos con subidas de impuestos a estos sectores del tejido empresarial de nuestro país que ya no pueden soportar más presión fiscal.


Voy a degustar un trozo de coca de chocolate del horno Moreno Ponce, su sabor exquisto me produce una liberación de endorfinas y hace que se desvanezcan los problemas en el primer bocado.

Muy agradecida a todos mis lectores.
Carla.

 

El Rincón

Morir de inanición en el sector empresarial.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

t

o

p