¿ES VIABLE ACTUALMENTE EL COCHE ELÉCTRICO? Aquí te lo explicamos…

por: Estudio 7 Valencia

Esta semana, en Estudio 7, queremos analizar las posibilidades de la electromovilidad en el automóvil. Para ello, hemos tenido la oportunidad de probar un vehículo eléctrico y, tras examinar sus características, hemos extraído una serie de conclusiones que vamos a compartir con nuestros lectores. Queremos dejar constancia de que en Estudio 7 estamos a favor de la electromovilidad y todo lo que conlleve mejoras medioambientales que supongan una mejor calidad de vida; no obstante, nos han surgido algunas dudas que a continuación comentamos.


1- La primera incógnita tiene relación con la conexión eléctrica en la vía pública. Teniendo en cuenta que, según cifras reales, más de un 70% del parque automovilístico pernocta en las calles -ya que el poder adquisitivo de sus dueños no les permite tener una plaza de garaje- y teniendo en cuenta también que la tarifa de fluido eléctrico es más económica por la noche -de momento-, nos surgen las dudas de cómo se podrá cargar a la vez ese alto porcentaje de vehículos que duermen en la calle y si ese consumo tendrá alguna repercusión sobre las tarifas nocturnas. Al parecer va a ser un requisito imprescindible tener plaza de garaje para poder cargar un coche eléctrico por la noche y tenerlo a 100% de rendimiento para el día siguiente.

2- Imaginémonos por un momento que un 50% del parque automovilístico de este país fuera eléctrico. Aquí todavía nos surgen más interrogantes: ¿hay suficiente fluido eléctrico para esa demanda de energía en este país?, ¿de dónde va a salir tanta potencia de energía eléctrica?, ¿se tendrán que construir más centrales que produzcan energía?, ¿cómo serán esas centrales?, ¿acaso nucleares?, ¿o tal vez nos contaminarán el paisaje llenándolo de molinillos?, ¿y el precio de las tarifas eléctricas?, ¿de dónde sacará el estado los miles de millones de €uros que deje de recaudar de los hidrocarburos?


3- Otra duda que nos surge es la autonomía real de los vehículos eléctricos, que nada tiene que ver con las cifras oficiales que indica el fabricante. Con el coche eléctrico que nos dejaron esta semana hicimos una prueba: un recorrido de unos 75 kms desde Valencia hasta Ollería con cuatro personas a bordo y unas cuantas cámaras; atravesamos dos puertos -el de Cárcer y el de La Ollería- con la calefacción puesta, ya que hacía frío, a una velocidad legal dentro de los límites establecidos por la DGT. ¡Ojo al dato! -como diría un afamado locutor deportivo-: la autonomía real que indica el fabricante se nos redujo en un 60% y para colmo, en Ollería no encontramos ni un solo punto de recarga en la vía pública. ¡Fin del trayecto!

4- En el mencionado viaje venía acompañándonos un vehículo diésel con el depósito lleno que nos permitió recorrer más de 900 kilómetros; tuvimos que continuar con el diésel y dejar cargando el eléctrico en el garaje particular de un vecino del pueblo. Esta situación nos hace pensar: ¿qué ocurre con la autonomía de estos vehículos en condiciones extremas?, ¿qué haces mientras se recarga tu vehículo eléctrico que necesita un mínimo de 50 minutos para una recarga de un 60%?

5- ¿Y qué ocurre cuando recorres esos bonitos pueblos con puerto de montaña que tanto abundan en este país y te encuentras con la batería de tu vehículo agotada y el único cargador disponible no funciona, está ocupado, o el enchufe del que disponen no es el que necesita tu vehículo y además te cobran el Kw a precio de oro, más caro que el combustible de una gasolinera? Pues a nosotros nos da que pensar.


6- Planteamos otra situación real que nos resulta problemática: imagínate que tienes una plaza de garaje en tu finca y decides instalar un enchufe de recarga para tu vehículo eléctrico, pero la acometida del local no tiene suficiente potencia para instalar puntos de recarga, por lo cual habría que adaptar ese tendido eléctrico a unos 15 Kw como mínimo para no tener que esperar más de 8 o 9 horas hasta que se complete la carga; ante esta situación, los vecinos se oponen puesto que no tienen coches eléctricos; eso sí, te permiten hacer la adaptación con la condición de que asumas la totalidad del gasto. ¿Qué hacemos? ¿Tendremos que comprarnos un chalet en las afueras para tener autonomía propia a la hora de enchufar nuestro vehículo eléctrico?

7- Y ya puestos, vamos a comentar el valor residual que te queda si decides vender tu vehículo eléctrico de segunda mano. Hay que tener en cuenta que el mayor motivo de venta de estos vehículos será la disminución de su autonomía, ya que a las baterías se les prevé una duración de cuatro años en uso normal -y todos ya saben que el costo de una batería nueva para poder circular está a precios desorbitados para el nivel de los sueldos actuales-, por lo cual, cuando decidas deshacerte de tu vehículo eléctrico, perderás muchísimo más valor que con un coche equivalente de combustión; eso si encuentras alguien que te lo quiera comprar, cosa que dudamos…

En definitiva, creemos que hay una serie de factores que impiden hoy por hoy pensar que un vehículo eléctrico sea capaz de sustituir a un vehículo de combustión. Nos referimos a los siguientes: el precio, los puntos de recarga, los tiempos de recarga, la autonomía real y el valor de recompra.


Es evidente que un vehículo eléctrico es una apuesta a nivel europeo por el consumo eficiente y las bajas emisiones. También es cierto que, para paliar el alto coste de este tipo de coches, existen ayudas públicas para su adquisición; sin embargo, estas subvenciones -que salen de los impuestos de todos los ciudadanos, no lo olvidemos- todavía son escasas; por lo tanto, el acceso a un vehículo eléctrico está vetado para quienes no tengan un poder adquisitivo elevado.


Como conclusión diremos que, aunque pensamos que la electromovilidad es el futuro y además es una tendencia que debemos mantener si queremos estar a la altura de los países más avanzados que apuestan por un desarrollo sostenible, todavía nos falta mucho camino por recorrer y hoy por hoy aún no estamos preparados para ello. Así que, vamos a esperar un poco hasta que se solucionen los problemas planteados. Si llega ese día, nos compraremos un coche eléctrico.

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

t

o

p