LECTURA RECOMENDADA: “CÓMO NO SER UNA MADRE PERFECTA”, DE LIBBY PURVES

por: Estudio 7 Valencia

09 nov, 2019

Hoy, en Estudio 7, queremos compartir con las personas que nos siguen la reflexión de Libby Purves sobre el papel de las madres (que bien podría aplicarse también a la paternidad) en el libro que lleva por título una negación sorprendente: “Cómo NO ser una madre perfecta”. Su lectura nos desmontará ciertos tópicos acerca de los deberes de los padres.

Hay diferentes formas de entender la maternidad y la paternidad. No existe una fórmula perfecta. ¡Ojalá los hijos llegaran con un manual de instrucciones bajo el brazo! Lo cierto es que, desde el momento del nacimiento de un bebé, se produce una pequeña revolución en el hogar, tanto en cuestiones de intendencia doméstica como en obligaciones derivadas de la responsabilidad que lleva implícita la crianza.

Libby Purves se dirige en este libro casi exclusivamente a las madres porque centra una buena parte del mismo en el embarazo; sin embargo, los capítulos destinados al cuidado del bebé, a la convivencia familiar y a las primeras etapas escolares son comunes para ambos progenitores.

Existe una idea romántica en torno a la familia perfecta que disfruta las veinticuatro horas del día de unambiente de calma, amor y bienestar. Son estereotipos sociales, marketing publicitario que infunde la idea de embarazos maravillosos, llenos de plenitud, cuya culminación es el nacimiento de preciosos bebés que coronan ese estado de beatitud maternal. Se trata de mitos muy alejados de la realidad.

A esta atmósfera idílica se suma la abundante bibliografía publicada en relación con las normas para una crianza perfecta: cómo actuar ante el llanto del bebé, cómo acondicionar la habitación del pequeño, cuál será el mejor método de lactancia, qué estímulos debe recibir el bebé para favorecer su adaptación al entorno, cómo compaginar la crianza con los cuidados personales, consejos para evitar un resfriado, cómo elegir la mejor guardería…y un larguísimo etcétera capaz de estresar a la madre más paciente y, lo que es peor, capaz de crear un sentimiento de impotencia a las más responsables.

Libby Purves plantea el dilema de seguir el patrón de la mujer abnegada y solicita -aun a riesgo de perder su propia identidad- o dedicar tiempo al cuidado de sí misma. Realmente resulta difícil conjugar las facetas de madre y mujer actual cuando las exigencias de la crianza requieren una dedicación exclusiva que sólo sería capaz de sobrellevar una superwoman de ficción.


La autora de “Cómo no ser una madre perfecta” trata estos temas con un humor exquisito. Cuenta su propia experiencia como madre y la de otras mujeres en la misma situación. Desmonta el mito de la madre perfecta que cría a su hijo con la normativa por bandera y narra divertidas anécdotas sobre sus experiencias con las canguros, peleas entre hermanos, viajes con los niños a cuestas y problemas familiares resueltos de manera poco ortodoxa.

Si estás criando a niños pequeños, seguro que te ves reflejada en esta obra y te resultará tranquilizador saber que la perfección no existe en cuestiones de atención a tus criaturas. Lo importante es que ellos se sientan protegidos y amados por unos padres responsables, aunque no se cumplan estrictamente los horarios o las condiciones que marcan los manuales al uso.

A fin de cuentas, a tu hijo poco le servirá en el futuro la rigidez de tu disciplina autoimpuesta y en cambio se le quedará grabado a fuego el amor que le transmitas, la alegría y el tiempo que le dediques a atender sus necesidades y a disfrutar de sus avances. Él te lo agradecerá y tú sentirás una satisfacción que no te proporcionará la frialdad de una norma escrita.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

t

o

p